Giros de Magia (Santiago, Chile – 2006)

Giros de Magia

Hombre y magia. La conexión del hombre primitivo con la magia es la expresión natural de la necesidad que tenemos los seres humanos de conectarnos con las fuerzas de la naturaleza. Con el tiempo, esta relación comenzó a ser degradada y desvalorizada, entrando en la calificación de superstición. Al darle a la razón un predominio sobre la intuición nos fuimos quedando desprovistos de la forma mágica de conocimiento; una manera de acercarse al mundo sin intermediarios, que nos hacía ser y sentirnos parte de todo lo existente. Quedamos solos, desarraigados, sin lazos de pertenencia a algo más que a nosotros mismos. Mi llamado a reencontrarnos con la magia no significa
restaurar los antiguos ritos, sino volver a sus principios, que son parte de la esencia y origen del hombre. Para reestablecer así, nuestro contacto con el todo, recobrar la percepción de unidad y la capacidad de asombro. Postulo la magia como constituyente de la conciencia, reencantándola con nuestra visión y asumiendo que el único método válido para el acercamiento a lo mágico es la experiencia directa, sin intermediarios.

Visualicé esta instalación para que, atraídos por el poder de los colores, formas, sonidos, luces y movimientos, nos enfrentemos libremente a giros de magia y seamos capaces de volver a imaginar.

KEKA RUIZ-TAGLE


María Angélica Ruiz-Tagle

Al entrar a la sala de exposiciones, en el segundo piso del museo de Bellas Artes, al comienzo del 2006, me encontré con una instalación de K. Ruiz- Tagle. El recinto del Museo pintado enteramente de negro, remarcaba el centro iluminado de otro recinto construido para albergar la obra. La artista ubicó alrededor de todo su perímetro mirillas rectangulares apaisadas a distintas alturas para que, sobre todo los niños, pudieran observar. Esta situación estimula al espectador a desplazarse por su exterior para acceder a la obra a través de la mirada.

El acto de mirar a través de un orificio, de una ranura, es la instancia de voyerismo elemental del ser humano. ¿Qué hay detrás de ese muro?, ¿De donde proviene esa música de carrusel infantil?; esas son las inquietudes que despiertan en el espectador el deseo de avanzan hacia las mirillas, cambiando constantemente sus puntos de mirada.

¿Qué ven adentro?: es el contrapunto entre su propia situación de detención frente a un mundo interior que gira sistemáticamente al compás de la música. Al centro del espacio, un caballo de gran formato apoyado en una plataforma circular de manera excéntrica, sostiene a una bailarina en puntas de pié. Alrededor de ella, en los muros, girando en torno aun eje, vemos figuras a escala natural recortadas y pintada que, como comparsas circenses, acompañan en sus giros a la bailarina.

Este trabajo, recuerda de manera importante la obra puntillista de Seurat titulada “El circo” de 1890. En ella también está la niña equilibrista que, sobre el lomo del caballo, circula en torno a pista.
La obra de Keka Ruiz-Tagle, lleva al territorio del museo la fantasía proveniente del arte dirigido principalmente al mundo infantil, donde la imaginación del receptor transforma el movimiento en más movimiento y lo inerte se torna real y vívido.

Gaspar Galaz C.


Presentación MIM a la obra

El mim, desde sus inicios busca recuperar la capacidad de asombro de sus visitantes, por medio de propuestas novedosas, interactivas y lúdicas, por lo cual contar con la obra Giros de Magia, de la artista chilena Keka Ruiz Tagle, es una excelente oportunidad para materializar nuestra propuesta. Esta obra, es una instalación artística que reúne todos estos componentes.  El poder de sus colores, formas, sonidos, iluminación y movimientos lleva al visitante a disfrutar de la experiencia de jugar.

La muestra es una invitación a recobrar los sentidos y la imaginación, mediante el simple ejercicio de ver, escuchar y recorrer físicamente una enorme caja musical, llena de bellas figuras recuperadas de las imágenes que pueblan el mundo de la infancia; acróbatas con coloridos circenses, bellas bailarinas y un mítico caballito azul.  Todas las figuras giran, como encantadas, al son de una hermosa melodía de nuestra gran Violeta Parra, que inunda todo el espacio impregnándolo de magia, cual si fuera una especie de caleidoscopio de sensaciones.

Giros de Magia es una obra que está diseñada para ser disfrutada por niños, niñas, jóvenes y adultos, cada espectador escoge su “ventana” desde la cual construye su particular mirada.

Jacqueline Weinstein L.


LA NIÑEZ SE REVIVE EN EL CARRUSEL DE KEKA RUIZ-TAGLE

En el Museo Nacional de Bellas Artes, Sala Chile, una artista con casi veinte años de trayectoria ha construido una instalación móvil, pictórica y ante todo fresca, personal. En efecto Keka  Ruiz-Tagle proporciona una escolta de doce personajes entre saltimbanquis y figuras de ballet a una bailarina malabarista y su corcel. Ambos ocupan el centro de un circo ideal. Si negra es ala pista, rojo su centro y blanco el muro del redondel, multicolor resulta la vestimenta de la comparsa, mientras la rosada danzarina posa sobre un caballo azul la pinta del pie, Todos ellos, jóvenes giran sin parar, al compás de los tiernos sones de una cajita de música. Que no pudieron ser mejor elegidos para esta especie de carrusel cromático.

Sin embargo, el espectáculo debe contemplarse desde el exterior. Ahí advertimos que ha partir de la imaginería característica de los cuadros mas depurados, se otorga satisfactoria proyección tridimensional a la escultórica pareja central, en tanto que los vistosos acompañantes constituyen siluetas pintadas por sus dos costados. Mirillas a distintas alturas, según las edades del hombre, permiten integrarse al espectáculo. A través del ojo y el oído, la capacidad de rememorativa puede llegar hasta a emocionar con esta evocación gozosa del mundo de fantasía de la niñez y primera juventud.

Waldemar Sommer


LAS HADAS DE KEKA

Son bailarinas rojasoladas
cabalgando auroras al compás del corcel
Magas arrullando colores como espejas
que giran planetas
Astrólogas que urden melodías
remembrando la infancia paraísa olvidada
Umbralas en trance aromando secretos
exhumando misterias
Niñas solaces albas lilas ambarinas
recordando quimeras en su carrusela

La caleidoscopia de la artista
Es una polinizada en el aire abotonando al firmamento
donde el sueño y la nostalgia bordan el paisaje de su univer sol

Andrea Arrivillaga

7